info@serralleriamarch.com · +34 937 902 128

Forja Artística · decorativa · exclusiva

Se encuentra usted aquí

Inicio

Historia 1

A finales del siglo XIX y principios del siglo XX hubo un resurgimiento de la forja en Cataluña gracias al Modernismo. En este contexto histórico se inicia la historia del taller de la “Serralleria March”.

La empresa comenzó con Antoni March Volart en el año 1904.

ANTONI MARCH i VOLART

Antoni March Volart nació en 1884. Con tan solo once años entró de aprendiz en el taller de hierro forjado del Sr. Esteban Casellas y a los catorze años se fue a Barcelona a aprender el oficio de la forja en el Taller Ballarín, uno de los más importantes y representativos de la época. Contaba con diversos socios, i uno de ellos era el arquitecto Puig i Cadafalch, figura destacada del Modernismo catalán. Antoni entró a trabajar en la sección artística y allí se estubo hasta los veinte años.

En aquella época conoció al arquitecto Lluïs Bonet i Garí, el último discípulo de Gaudí y uno de los encargados de continuar el proyecto de la Catedral de la Sagrada Familia de Barcelona, con quien tuvo amistad.


Antoni March i Volart

 

Reforma sala de plenos del
Ayuntamiento de Mataró,

Aplics de pared de Dragones forjados.

En 1904 Antoni compró el taller del Sr. Esteban Casellas,
y es así como tuvo lugar el primer taller de la
Serralleria March que ha llegado hasta el día de hoy
a través de las generaciones.

 

Albergue Torre Ca l'Ametller,
Cabrera de Mar. Arquitecto Bonet.

Balcón de estilo modernista,
Arenys de mar.

 

Joaquim March i Banqué


Fotografia tomada en el patio del taller:
Antonio March, Joaquim March i la hermana pequeña.

JOAQUIM MARCH i BANQUÉ

En 1913 nació el segundo hijo de Antoni March, el señor Joaquim March i Banqué. Tan solo
con 13 años ya empezó a aprender el oficio recibiendo clases del arquitecto Lluïs Bonet i Garí,
de quien su padre era amigo.

Con diecisiete años ya demostraba unas capacidades técnicas y artísticas impresionantes.
En aquellos días, diseñó un reloj de hierro forjado, y tan solo unos años después proyectó
y forjó el dragón que preside la fachada de la Serralleria March.

Cabeza de Dragon Escultórico, fachada del taller.
Realizado en horas libres

En esa época la cerrajería amplió el mercado fuera de las fronteras. Clientes de Francia,
Alemania y los Estados Unidos se interesaban por encargar faenas a la familia March.

 

En 1968, con el fallecimiento de Antoni March, Joaquim pasó a ser
el propietario del taller.
En 1986, Joaquim recibió la Carta de Maestro Forjador otorgada por
el Gremi de Serrallers i Ferrers de Catalunya (Gremio de Cerrajeros y Herreros de Cataluña).

Reixa i cancell, reforma del Museo de Mataró,
Plaza del Ayuntamiento.

 

LA TRADICIÓN CONTINUA